martes, 1 de marzo de 2016

'La gente ha perdido la fe en el mundo'

El otro día estaba hablando con un buen amigo y me decía que ya no se molestaba en hablar y transmitir sus ilusiones. Lo veía inútil, una pérdida de tiempo. 'La gente ha perdido la fe en el mundo', me decía.
En principio, me resultó curioso escuchar esto. Noté que lo dijo con tono desanimado y efectivamente, no parecía el mismo chico soñador de siempre. No supe cómo contestarle, así que, simplemente, cambié de tema y continuamos conversando sobre otros asuntos.
Más tarde, me paré a pensar en sus palabras y busqué posibles interpretaciones. 'La gente ha perdido la fe en el mundo'. No me supuso mucho tiempo llegar al significado que había tras aquella sentencia, supongo que porque, al igual que él, yo siempre he sido muy soñadora. Compartimos el mismo punto de vista y, ciertamente, con una simple observación de las personas que nos rodean, no es difícil que uno se de cuenta de tal pérdida de fe. La gente ya no persigue sus sueños; es más, me atrevería a decir que ni siquiera los recuerdan. Simplemente dejan la vida pasar, no se ilusionan, no cumplen con sus ambiciones personales... Es como si hubieran guardado su mundo de sueños y deseos -su mundo 'happy', como nosotros solemos llamarlo- en un cajón olvidado en algún rincón de su mundo interno.
Esta situación, desde el punto de vista de una persona soñadora, es bastante desoladora. Resulta desesperanzador ver como la gente se conforma con vivir en un mundo gris.

'La gente ha perdido la fe en el mundo', sí, pero la gente también ha perdido la fe en su persona. Esa es la conclusión a la que llegué tras darle algunas vueltas más al asunto. Las personas no creen tener posibilidades para alcanzar sus objetivos. ¿Por qué sino, se quedarían de brazos cruzados ante la monotonía de un mundo aburrido? ¿Qué otra explicación podría haber para que una persona se acomodara a dicho mundo grisáceo en lugar de encargarse de darle algo de color y alegría?
Alguien podría contestar: "La carencia de sueños". Incorrecto. Me sería imperdonable aceptar una respuesta de este tipo. Cualquier persona que se pare un momento a pensar, encontrará cientos, miles de cosas que le encantaría hacer a lo largo de su existencia. Todos tenemos sueños, unos más ambiciosos que otros. Puede que haya algún que otro objetivo que no lleguemos a alcanzar pero si no lo intentamos, no tendremos siquiera la oportunidad de saber si podríamos haberlo hecho realidad. Así pues, ¿Por qué no intentarlo?

Alicia JSAD




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comparte tus sueños ocultos con nosotr@s, ¡estaremos encantados de recibirlos! Comenta con tu punto de vista, opinión, experiencia personal, sugerencias... lo que quieras contarnos será bienvenido siempre que escribas con respeto y sin insultos.
PD: ¡Muchas gracias!